Matthias Grünewald. El Retablo de los Ardientes

Esta obra se encuentra en un museo de provincias de Francia. El Museo Unterlinden (el Museo bajo los tilos) de Colmar, una ciudad de Alsacia no muy grande. El museo tiene muchas obras interesantes, pero todas quedan eclipsadas por el Retablo de Issenheim que ocupa la nave central de lo que fue una iglesia gótica.

Os comentaba que el Altar de Gante, de Hubert y Jan van Eyck es como una visión del Paraíso, sin embargo algunas de las tablas del Retablo de Issenheim son una visión de pesadilla y una premonición del infierno. En esta obra está la Crucifixión más terrorífica y cruel que se haya pintado nunca. Impresiona verla en reproducciónes, pero verla en vivo lo es mucho más.

La obra, con un sistema de aperturas muy complejo, que se abría en diferentes festividades, hoy está despiezada para que se puedan ver todos los paneles. La iconografía es compleja, y de nuevo tenemos algún gazapo del doblaje: no se trata de “San Jeremías” sino de San Jerónimo.

De Matthias Grünewald se sabe muy poco. De hecho hay una hipótesis que Mathias Nithart sería otro pintor, que también trabajó en el retablo. Las esculturas son probablemente obra de Nikolaus Hagenauer.

Cuando se acaba de pintar el Retablo de Issenheim en 1516 falta un año para que comience la Reforma, primero en los territorios alemanes, y luego se extienda a otros lugares de Europa. El arte y el Renacimiento que se estaba difundiendo desde Italia, en muchos de esos territorios quedó paralizado por completo. La iconoclastia de los reformadores provocó la pérdida de muchas obras. No es fácil trazar la línea que separa el mundo tardomedieval del Renacimiento. Lo hemos visto en el caso de El Bosco. El Retablo de Issenheim es un caso parecido. Matthias Grünewald es contemporáneo de Alberto Durero y de Leonardo da Vinci, pero trabajó y realizó su obra teniendo la cosmovisión de finales de la Edad Media: a los ojos de Dios y de sus mensajeros el hombre es insignificante. La persona del artista desaparece detrás de su obra.

El Retablo de los Ardientes

La visión de este documental es opcional, pero, como siempre, ayuda a “aprender a mirar” una obra pictórica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s